Thu. Feb 29th, 2024

Consejos para redactar un discurso persuasivo

By admin Jan 30, 2024

Escribir un discurso persuasivo no es un proceso fácil. Cuando escribes un discurso para tu actuación pública o cuando un escritor fantasma escribe un discurso para una persona pública, debes considerar más factores que cuando escribes un texto destinado a ser leído en revistas o portales. Los minutos pueden parecer una eternidad cuando escuchas a un orador aburrido. Por lo tanto, hemos compilado una lista de los aspectos más importantes a la hora de dar buenos discursos. Esperamos que el siguiente texto le brinde información útil sobre cómo escribir un discurso persuasivo y mejorar sus habilidades para hablar.

Seleccione un tema y un ángulo

Para empezar, es necesario ser específico y seguro sobre el tema, el público y el contexto. Necesita conocer el tema de su discurso, qué quiere transmitir y a quién va dirigida su presentación. Una buena historia necesita un comienzo, una trama y un final. Lo mismo ocurre con el discurso persuasivo. Cada parte es igualmente importante. No tendrás un oyente/espectador atento sin una buena introducción. Sin un final convincente, la presentación deja la impresión de estar inacabada.

La introducción debe servir como una poderosa oración desencadenante, una breve introducción del orador y del tema, y ​​una atracción magnética hacia la audiencia. Cuando atraemos a los oyentes a nuestro mundo, la estructura elabora los temas del discurso de una manera única, convincente, entretenida y al mismo tiempo informativa.

Las transiciones entre la introducción y el cuerpo del texto y entre cada párrafo deben ser significativas y no inconexas. Intenta que tus oraciones sean lo más simples posible, considerando la pronunciación y la dicción. Si las palabras finales no son claras y no están directamente relacionadas con el tema del que habló, dejará a la audiencia confundida al final y arruinará la impresión general de su exitoso discurso.

Indica tu objetivo

Cuando le digan que tiene 30 minutos para hablar, hable durante 20 minutos. Hay varias razones para esto. Por lo general, los eventos de oratoria son largos y el cronograma a menudo se altera, por lo que es mejor prepararse para un discurso más corto con todos los puntos clave. Además, no importa cuántas veces intentes practicar un texto específico, éste durará más tiempo. Finalmente, estructura tu discurso para que la audiencia quiera más. Dales algo en qué pensar y despierta su imaginación.

Descubrirá que la audiencia reacciona mejor si les dice al principio de qué planea hablar y luego se lo explica detalladamente. Así que no te metas simplemente en la historia. Ponte en el lugar de tu audiencia. Ellos no saben lo que tú sabes. Preséntales el tema y muéstrales la mejor manera de explicar de qué estás hablando.

Aprende más

Debes explicar tu pensamiento de la forma más sencilla posible. Recuerda que mucha gente te estará escuchando y tu objetivo es que tu mensaje sea ampliamente recibido. Como resultado, debes tener paciencia con todos. Para abreviar, citaremos a Nietzsche, quien dijo: “Piensa de forma complicada y habla con sencillez, no al revés”. También puedes contratar a alguien para que te ayude a escribir o aprender más. Por lo tanto, verifique el Edusson.com sitio y consulte a un experto que ampliará sus conocimientos y habilidades para hablar.

Aunque es fundamental transmitir tu idea principal a la audiencia, debes evitar las repeticiones. Lo mismo ocurre con la repetición constante de frases y clichés exactos que esperas convencer a tu audiencia para que acepte. Nunca subestimes a las personas porque errores como este hacen que se den cuenta de tu retórica vacía, se aburran y se desconecten.

Analiza tu audiencia

Es fundamental involucrar a los miembros de la audiencia en su presentación para que no sean meros observadores y oyentes silenciosos de lo que tiene que decir. Lo hará, por ejemplo, haciendo la misma pregunta al principio y al final del discurso. La cuestión es que serán más ricos en nuevos conocimientos.

Preste atención al grupo objetivo cuya atención necesita captar. Piénselo primero y ajuste la forma y el vocabulario que utiliza. Si son más jóvenes, intenta utilizar tantos ejemplos modernos como sea posible, mientras que en el caso de los mayores, recurre a los buenos clásicos.

Intenta enriquecer tu presentación con pequeños chistes, ejemplos convincentes, una historia personal y una visión moderna del tema y así mantener la atención de tu audiencia. En el camino, desarrollarás una atmósfera amigable y relajada que te relajará y te librará de tus nervios y nerviosismo porque el público te está juzgando.

Conozca bien el lugar donde va a presentar para prepararse mentalmente para el entorno, pero más aún, pregúntese qué perfil de audiencia vendrá a escuchar su discurso y adaptarse a ellos, lo que significa insertar algo de su jerga en tu habla, cultura y tradiciones (especialmente si sales de tu lugar).

A la gente le encanta cuando mencionas su ciudad natal o su pasatiempo favorito, problemas en el trabajo que ellos también tienen.

Consejos para pronunciar su discurso persuasivo

Si quieres causar la impresión más memorable, considera el momento visual, que incluye tu forma de vestir, la apariencia de la presentación y el ambiente mismo. Independientemente de la ocasión, cada presentación debe ser realizada por alguien que irradie confianza en sí mismo y seguridad, utilice el sentido común y la lógica, no sea confuso sino claro en sus ideas y las presente claramente a los oyentes.

Práctica

Realice su discurso varias veces de principio a fin sin interrupción. Esto cristalizará su presentación de la manera correcta. Graba el ensayo. Mira la grabación y reconoce qué partes aún no están bien ensayadas, si hay un post-batalla que suena demasiado agresivo, si el mensaje clave está claramente transmitido, etc.

Lenguaje corporal seguro

El lenguaje corporal puede tener un efecto positivo o negativo al hablar en público. Trate de no agitar las manos innecesariamente, pero tampoco de estar demasiado estático.

Expresiones faciales al contar historias.

Mientras hablas, deja que tus ojos sigan las frases. Haga contacto visual con una persona diferente para cada pensamiento, oración o párrafo. De esta forma establecerás el mejor contacto con la audiencia.

Para concluir

Algunas de las lecciones que aprendimos de los grandes oradores que hipnotizaron a las masas con sus palabras a lo largo de la historia. Será útil leerlo si tiene la oportunidad de hablar frente a un grupo de personas y utilizar este conocimiento para hacer de su discurso una experiencia agradable e inspiradora para la audiencia.

Etiquetas

escribiendo

By admin

Related Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *